Historias

Tomás Iakub

Emprendedurismo

El primer emprendimiento de Tomás fue a los 18 años. En pleno furor de las selfies, junto a un amigo se les ocurrió hacer un selfie stick modelado con impresora 3D. Aunque en un comienzo la idea tuvo muchísimo éxito, con el tiempo fue perdiendo fuerza por la competencia de productos chinos de menor costo.

Como todo buen emprendedor, no bajó los brazos y siguió intentando. Tiempo después fundó junto a otro socio Simpleat, un proyecto gastronómico de elaboración y envío de ingredientes congelados, para crear deliciosos platos de manera fácil.

Con esta original idea se convirtió en el ganador de Potenciate Gastronómico 2017. Un año después deciden reinventar su emprendimiento y dedicarse de lleno. Hoy venden 6000 porciones al mes y cuentan con su propio local.